La Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de La Plata les invita a participar de las XII Jornadas de Investigación, Docencia, Extensión y Ejercicio Profesional, en esta oportunidad, de manera virtual del 18 al 22 de octubre. Las Jornadas, que se sostienen sistemáticamente en nuestra Facultad, resultan parte de una estrategia político institucional que procura propiciar intercambios, debates y socializar producciones en torno a la Universidad Pública -sus funciones de docencia, extensión e investigación- y al ejercicio de la profesión.

Participaciones confirmadas a la fecha:

Jaime Perczyk, Fernando Tauber, Milagro Sala, Margarita Rozas Pagaza, Karina Batthyany, Alicia Stolkiner, Ana Arias, Carlos Raimundi, Sandra Arito, José Carlos Escudero, Valeria Pérez Chaca, Debora Tajer, Marcelo Lucero. 

Las XII JIDEEP cuentan con los siguientes avales institucionales:

Itinerarios de intervención social ante la pandemia: estrategias y desafíos colectivos para el Trabajo Social y las Ciencias Sociales

Los procesos de crisis generalizada de nuestras sociedades se vieron atravesados por la irrupción de la pandemia de covid 19 que – como un fenómeno eminentemente social e histórico- encuentra sus explicaciones en la dinámica de las sociedades de los últimos tiempos. La pandemia, denominada sindemia por algunes, permite entender las interrelaciones y efectos de la enfermedad en contextos sociales marcados por las desigualdades. Esta situación – inédita en nuestra historia- interpela múltiples aristas de la vida social a la vez que las categorías desde las cuales la analizamos. Las intervenciones profesionales se encuentran ante escenarios situados en los que la crisis se procesa de manera diversa, ¿qué redefiniciones se suceden en las prácticas, las estrategias, los objetivos? ¿Qué disputas se presentan y qué sentidos se construyen?
El tiempo que transitamos nos interroga de un modo inédito, tanto en lo cotidiano -por la profunda disrupción que producen las medidas de aislamiento y sus consecuencias en los planos laborales, familiares, comunitarios, educativos- como también en las herramientas de lectura de la realidad que disponemos y parecen volverse inadecuadas o insuficientes para capturar la complejidad de lo que acontece.
En este sentido, asumir la interrogación como práctica epistémica y política se constituye en un desafío colectivo que nos permita construir analizadores, posicionamientos y despliegue posibilidad de acción.